Opositar para la Unión Europea

Bandera de la Unión Europea

Hoy voy a hablaros de un tema que, ante la anunciada sequía de oposiciones en España, puede interesarle a muchos de vosotros: cómo funcionan las oposiciones para trabajar en la Unión Europea.

La primera consideración tiene que ver con el proceso en sí mismo. Cuando nos presentamos a una convocatoria de la Unión Europea normalmente no es para cubrir un puesto determinado sino que pasamos a formar parte de una lista de reserva para la contratación, como así se indica en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Aparte de la titulación académica correspondiente, los rasgos comunes que las instituciones europeas le piden a sus candidatos son poseer capacidad para el análisis y resolución de problemas, comunicación tanto oral como escrita, calidad en el desempeño de nuestras tareas, capacidad de aprendizaje, capacidad de priorizar, saber soportar una fuerte carga de tareas y por supuesto desenvolvernos bien en el trabajo en equipo.

Para presentar nuestra candidatura debemos poseer una cuenta EPSO (Oficina Europea de Selección de Personal). Necesitaremos tener una cuenta de correo electrónico válida y activa. En este enlace podéis abrir vuestra cuenta EPSO.

Os recomiendo que antes de empezar tengáis recopilada toda la información que piden: títulos académicos, experiencia profesional, así como el conocimiento de idiomas oficiales dentro de la Unión. Como podéis imaginar, todo ha de ser acreditable. De lo contrario se anularía nuestra candidatura.

La  cuenta EPSO será el medio a través del cual nos comunicaremos con la institución así como el medio para realizar la inscripción. Debemos revisar la cuenta de forma periódica, como mínimo dos veces por semana, para poder seguir el desarrollo de toda la información que sea de nuestro interés.

A grosso modo, las fases del proceso son la siguientes:

1. Se comprueba la admisibilidad de la candidatura, es decir, si está dentro de plazo y se cumplen los requisitos. Se examinan condiciones generales (nacionalidad, posesión de derechos civiles…) y específicas (títulos académicos, experiencia profesional..) para comprobar que efectivamente cumplimos todos los requisitos exigidos.

2. Dependiendo de los procesos, se realizará una selección previa en base a los títulos de cada aspirante o bien mediante unos test de acceso. Los test se realizan en alguno de los centros que tienen la Unión Europea repartidos por sus países miembros.

3. Las personas seleccionadas son invitadas al Centro de Evaluación, que por lo general se organiza en Bruselas, donde se llevará a cabo un proceso de selección. Este proceso puede constar de:

  • Un caso práctico
  • Ejercicios referentes a las competencias específicas.
  • Una presentación oral.
  • Una entrevista estructurada
  • Un ejercicio en grupo
  • Una prueba con ordenadores.
  • Prácticas de lengua.
  • Y diversos test…

Cada oposición tiene detalladas cada una de las pruebas a realizar.

4. Una vez finalizado el proceso de selección se elabora una lista que se remite a cada una de las instituciones europeas, que son las únicas responsables de la contratación final, y se publica en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Si pensamos que no se han cumplido algunas de las disposiciones generales que rigen la oposición o que el tribunal ha incumplido su cometido tenemos la posibilidad de enviar una solicitud de revisión por vía electrónica o mediante fax.

Lo más importante que debéis tener en cuenta es que figurar en una lista de reserva no da derecho ni es garantía de contratación. Simplemente nos otorga la posibilidad de ser convocados por alguna institución para una entrevista y nuestra posterior contratación.

Si alguno de vosotros se decide a emprender este camino, ¡suerte!.

Cerrar menú