Diez recomendaciones y trucos útiles para responder un examen de tipo test

propuestas_examen_tipo_test

Tras los cinco consejos fundamentales para superar un examen de tipo test llega la hora de la verdad,  el momento decisivo del examen. Cuando nos enfrentamos a una prueba de tipo test es importante que tengamos en cuenta varias recomendaciones y trucos para leer las preguntas y escoger la respuesta correcta. ¡Allá van!

1. Lee atentamente el enunciado. Parece muy simple, pero te sorprendería saber cuántas preguntas se fallan por los nervios, el exceso de confianza, la rapidez a la hora de contestar y mil motivos “tontos” más. ¡No debes cometer ningún fallo de principiante!

2. Intenta contestar la pregunta sin leer las diferentes respuestas posibles. La mayoría de las opciones están pensadas para engañarte y hacerte desconfiar de lo que sabes. Encontrarás más fácilmente la alternativa correcta si previamente la has pensado por ti mism@.

3. No obstante, lee todas las respuestas posibles antes de marcar la que consideras buena. No te confíes pensando que la “a” es correcta y te dejes la “b” sin leer. Recuerda que normalmente la respuesta correcta será la más completa de todas las posibles alternativas. ¡No te des tanta prisa!

4. Algunos aconsejan fijarse en que las respuestas encajen gramaticalmente con el enunciado de la pregunta. Es decir, que concuerden en género y número. En los cuestionarios que hice para mis oposiciones las respuestas siempre cuadraban gramaticalmente con las preguntas. Solo te lo comento por si acaso puede ayudarte.

5. Desconfía de las alternativas de respuesta que sean muy absolutas o tengan una connotación muy negativa. Las respuestas que contengan expresiones y palabras como en ningún casoen todo caso, nunca, siempre, nada, exclusivamente…  tienen más probabilidades de ser incorrectas. Por el contrario, suelen ser correctas las que contengan palabras como a veces, generalmente, poco o solamente. Esta regla no siempre es fiable pero puede servirte de ayuda ante un dilema insalvable.

6. Las respuestas que engloban al resto suelen ser las correctas. Me refiero a las famosas alternativas como las 3 anteriores son correctas o ninguna de ellas es verdadera. Aunque nunca debes confiarte, si crees que dos de las cuatro posibles respuestas son correctas y la cuarta es una expresión de este tipo, ¡no lo dudes!

7- Vigila los dobles negativos. Expresiones como No es cierto, que no necesitan se convierten en declaraciones positivas, es decir: Es cierto que necesitan…

8-Fíjate bien en las respuestas relacionadas con preguntas anteriores del examen. Muchas veces pueden ayudarte a resolver posibles dudas del tema en cuestión. O hacer que recuerdes algún detalle importante de esa ley que sea crucial para la siguiente pregunta del test. ¡Intenta mantener la concentración y la agudeza funcionando al 100%!

9- Ante dos respuestas casi iguales, busca en qué palabra se distinguen e intenta razonar esa diferencia de significado entre una y otra. Te ayudará a resolver cuál de las dos es la más correcta o por qué una de ellas no puede ser la verdadera.

10. Evita siempre el descarte por azar. En los casos en los que el razonamiento no llegue, sírvete al menos de la intuición. Si una de las alternativas no te suena de nada con lo que has estudiado, lo más probable es que sea falsa.  Y si después de haber buscado esa proposición o palabra que marca la diferencia no lo ves claro, recuerda que el instinto es fundamental y seguramente la primera corazonada que has tenido será la buena.  A mí me gusta pensar que… ¡el subconsciente nunca falla!

Cerrar menú